Fui (I)

FuiUn gorro de niña abrazado a un peto vaquero que sonríen a un presente que se ha ido. Unos clavos bailando al son de un imán de herradura frente a unos ojos sin párpados. Una carreta de papel tirada por bueyes y unas manos que hablan de pliegues imposibles. Una muñeca rubia gigante que comparte aventuras con un muñeco soldado lleno de músculos. Un tren que dibuja círculos infinitos a la velocidad de los sueños. Seguir leyendo

Poinsettia

PoinsettiaJoder, cariño, ¿te he dicho lo poco que me gusta que te mueras? No, no te lo he debido decir. ¡Te prohíbo que te mueras! La primera vez que te prohíbo algo, porque no dirás que me he metido mucho en tus cosas todo este tiempo, que siempre has entrado y salido cuándo y como has querido, como aquella vez que te marchaste una semana dejándome una pequeña nota en el reverso de la cuenta del supermercado, sobre la encimera, “Volveré”, decías, y volviste, y yo no te pregunté dónde habías estado, y mucho menos con quién. Seguir leyendo

La carrera

barco—Rema, Diego, rema, yo te ayudo —le animo mientras me siento en el suelo tras él sobre la improvisada embarcación de cartón que hemos construido. Cojo el par de bastones rojos con los que solemos ir al campo y simulo que son remos.

—Pero si las mujeres no tienen casi fuerza, mamá, ¿cómo vamos a llegar los primeros?, haremos el ridículo —Diego toma sus pequeños bastones azules del suelo y se resigna a remar también, resoplando en cada palada.

Seguir leyendo

Despertar azul

Despertar

(3er. premio XXX Concurso de Cuento y Poesía, A. V. Vicálvaro, 28/04/2013)

El ruido de fondo de la radio la saca de su ensoñación, una voz femenina parece entonar una copla que le es familiar. Belinda da media vuelta y se acurruca en el borde de la cama abrazándose a uno de los enormes almohadones que deja en el suelo, junto a la mesilla, cada noche. Alguien entra en la habitación y alza la persiana hasta arriba del todo, descorriendo las cortinas.

—¡Vamos, cariño!, ¡arriba!

Ella se cubre rápidamente la cara con el embozo de la cama y emite una especie de gruñido bajo las sábanas. Seguir leyendo