Jaula de loros

jaulaSiempre quise tener una mascota. Uno de esos enormes loros de colores que aburridos miraban tras el cristal en la tienda de la esquina. Los padres normales regalaban mascotas. Mi madre, una lámpara. Seguir leyendo

Fui (I)

FuiUn gorro de niña abrazado a un peto vaquero que sonríen a un presente que se ha ido. Unos clavos bailando al son de un imán de herradura frente a unos ojos sin párpados. Una carreta de papel tirada por bueyes y unas manos que hablan de pliegues imposibles. Una muñeca rubia gigante que comparte aventuras con un muñeco soldado lleno de músculos. Un tren que dibuja círculos infinitos a la velocidad de los sueños. Seguir leyendo

Verde

VerdeOdio la comida de color verde. Odio la lechuga. Odio las judías verdes. Odio las acelgas, o las espinacas. Odio los guisantes. Odio el brécol, lo que más, huele fatal. Mamá se empeña en que coma cosas verdes, como ella. Yo las odio. Me aburro con esa comida, aunque estén los dibujos en la tele, da igual, al final se acaban y yo sigo con mi plato de cosas verdes en la mesa de la cocina. A veces intento darle a Choco alguna pinchada por debajo de la mesa —mientras mamá está de espaldas y no me ve—, pero a Choco tampoco le gusta la comida verde. Es de mi equipo. Seguir leyendo